“SIAMESE DREAM”: LA CATARSIS NOVENTERA DE THE SMASHING PUMPKINS

Posted on Posted in Paseo Inmoral

Por Beto Arán.


Son de esas placas que saben envejecer con los años. Ese gustito a nostalgia con aires de vigencia, capaces de poner sobre la mesa el justo legado de una obra que lo hace un clásico de su generación. Y claro está, el sonido de “Siamese Dream” ratificó la influencia de la escena independiente sobre el proceso creativo desarrollado a mediados de los 90’. Las bandas eran capaces de atreverse, dejar a un lado la presión de las grandes compañías para sacar a relucir la autenticidad de su obra. Sin duda, The Smashing Pumpkins se había transformado en un emblema del rock alternativo.

Lanzado el 27 de julio de 1993 por Virgin Records. El álbum fusiona influencias diversas como el rock, pop, noise y heavy metal, siendo considerado uno de los discos más importantes de la década. El álbum debutó en el número diez en el Billboard, vendiendo sobre las cuatro millones de copias en los Estados Unidos, sumando otras dos en todo el mundo. Éxito total.

Gran parte de su impacto se respaldó en los cuatro singles lanzados: ” Today”,” Cherub Rock “,” Disarm “ y ” Rocket”. A modo de estadística, la revista Rolling Stone lo clasificó en el número 362 de sus 500 mejores álbumes de todos los tiempos.

Tras su debut con “Gish” (1991) y, como era de suponer, debieron cargar con la mochila de ser considerados “los sucesores de Nirvana”. Algo injusto pero a la vez lógico, ya que los estertores de “Nevermind” asociado al ingreso del rock alternativo a la industria tradicional se mantenían en boga.

La presión ante el apremiante escenario terminó por colapsar a la voz y líder de la banda, Billy Corgan, derivando en un creciente aumento de peso, depresión con rasgos suicidas junto a la consiguiente ausencia de creatividad desprendida del traumático contexto. Efecto que se hizo extensivo al baterista, Jimmy Chamberlin quien sufría una grave adicción a la heroína. Mientras tanto, el guitarrista James Iha y la bajista D’arcy Wretzky, habían terminado su relación romántica. Todo mal, caos al interior del grupo. Sin ir más lejos, “Disarm” se transformaría en la perfecta fotografía de sus vidas.

Para Corgan, uno de los principales objetivos era crear una sensación de profundidad sonora sin usar retrasos o reverberaciones, privilegiando la introducción de tonalidades en su debido lugar, utilizando rigurosamente la superposición de las guitarras. Cualidad que para algunos críticos, acercó el sonido de “Siamese Dream” hacia un concepto ligado al rock progresivo.  Y hay mucho de cierto en esas opiniones.

El líder de la banda, escribió gran parte de las letras inspirado en su novia y futura esposa, Chris Fabian, con quien había terminado al momento en que escribió las canciones. Sin embargo, “Cherub Rock”, Corgan atacó a la industria de la música estadounidense. Nada raro. Mientras que “Today”, relata un día que estaba experimentando depresión y pensamientos suicidas. Estado de ánimo que le impidió crear “Spaceboy”, dedicada a su medio hermano autista, Jesse.

Por donde se escuche, una joyita de producción con más de una polémica que terminó con la controvertida carátula y las personas que ahí figuran. Alguna vez se intentó contactar a las niñas que estaban en la foto, supuestamente no unidas y sin una intención definida. Aquello no fructiferó, quedando en una mera anécdota sin mayor claridad sobre sus propósitos. Alguna vez se dijo que era la bajista, en fin. Privilegiemos la música.

A CONTINUACION TE DEJAMOS CON ESTA TREMENDA PLACA en www.los90.cl

 

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *